Buscar

MODULO 1: Historia de la APNEA y equipo básico

Actualizado: 2 ago

Los científicos han empezado a creer que los humanos pasamos muchos millones de años de nuestro desarrollo evolutivo viviendo una existencia semi-acuática. No como una extraña criatura mitad hombre, mitad pez, sino como un simio acuático. De pie sobre dos piernas en las aguas poco profundas para respirar y evadir a los depredadores terrestres, nuestros antepasados ​​peludos usaron sus manos para reunir una gran cantidad de alimentos fácilmente recolectados, ricos en proteínas y aceites omega que ayudaron a facilitar el desarrollo del cerebro. Como teoría, la idea del simio acuático ayuda a explicar la capa de grasa subcutánea que tenemos debajo de nuestra piel para mantenernos calientes; la forma en que nuestras puntas de los dedos se arrugan después de un tiempo prolongado en el agua, facilitando el agarre de las cosas bajo el agua; y, por supuesto, el famoso “reflejo de buceo de mamíferos”, que nos permite liberarnos más profundamente, más seguros y por más tiempo. Los estudios también han demostrado que si se entrenan con suficiente antelación, nuestros ojos se pueden adaptar para ver bajo el agua, y sabemos que si los bebés se sumergen en el agua, sus epiglotis se cierran y pueden “nadar” hacia la superficie.



Historia antigua


En términos de nuestra historia más reciente, sabemos a ciencia cierta que los humanos han estado practicando el apnea para obtener alimentos durante al menos 8,000 años. Los arqueólogos que investigan los restos momificados de Chinchorian, un pueblo antiguo que vivió alrededor de 6,000 AC en lo que hoy es Chile, descubrieron que habían sufrido de exostosis, la condición por la cual los huesos del canal auditivo comienzan a crecer a través de la abertura para ayudar a proteger el tímpano de la exposición repetida al agua fría. Es una condición conocida en el lenguaje moderno como “oreja de los surfistas”, aunque los buceadores, surfistas y kayakistas tienen la misma probabilidad de padecerla, al igual que cualquier persona que se sumerja repetidamente bajo el agua. Sin embargo, el chinchoriano y sus semejantes no eran apegos por placer, sino por comerciar y comerciar. Las perlas y las esponjas fueron de los primeros artículos submarinos en encontrar valor entre las sociedades de la tierra y aquellas que no tienen las habilidades para bucear por ellas. En el 332 a. C., Alejandro Magno usó a los freedivers para desmantelar las barreras submarinas que impedían que sus barcos ingresaran al puerto durante el sitio de Tiro.



Los resultados de la datación por Carbono 14 sorprendieron a todos: los cuerpos tenían una antigüedad promedio de unos siete mil años, lo que las convertía en las momias más antiguas del mundo, mucho más que las del antiguo Egipto.



AMA: las pescadoras en apnea del Japón


Ama significa "mujer del mar". Estas son buceadoras japonesas que se ganan la vida en el océano recolectando algas, mariscos, erizos de mar, perlas y abulón para vender en el mercado. Usando nada más que un taparrabos, estas valientes mujeres se zambullen libremente hasta 40 pies (unos 12 metros) en el agua fría, aguantando la respiración durante sesenta segundos a la vez.


Los registros históricos muestran que la tradición se remonta al menos a 2.000 años. Durante el período Heian de Japón (794 a 1185 dC), se sabía que las Ama buceaban en busca de mariscos y fueron honradas con la tarea de recuperar el abulón para santuarios y emperadores imperiales. Las mujeres eran preferidas porque tienden a tener una capa extra de grasa en sus cuerpos, lo que ayuda a aislarlas de las frías aguas.


Las Ama trabajan en múltiples turnos, pasando un total de aproximadamente dos horas al día bajo el agua. Entre turnos pasan tiempo en la playa calentándose bajo el sol o junto a un fuego. Las regulaciones locales de pesca requieren que trabajen no más de 4 horas al día, pero en el pasado las Ama pasaban todos los días entre 6 y 8 horas en el agua.


Los buceadores de esponjas y el nacimiento del buceo moderno


Mucho se ha escrito sobre la enigmática vida de Yorgos Haggi Statti, el primer profundista de la historia. En Junio de 1911, nos encontramos en la Bahía Pigadia, Karpathos, Mar Egea, en la embarcación Regina Margherita. La embarcación de la armada italiana está anclada. Una tormenta extraordinaria provoca que la pérdida del ancla y la cadena de fondeo a una profundidad de 77 metros. Después de varios días de intentos sin éxito para recuperarlos, uno de los tres buzos fallece, era el segundo comandante del “Georgio Poli”, y la armada italiana reporta su muerte como ocurrida por Black Out.

Confundido, el capitán trajo un grupo de buceadores griegos pescadores de esponjas quienes disfrutaban de una gran fama como buzos excepcionales, ofreciendo una recompensa a quien pudiese encontrar el ancla.

En 1913, uniendo la guerra y el comercio, un buceador de esponjas griego, Stotti Georghios se lanzó a más de 60 metros para localizar al ancla desaparecida del orgullo de la marina italiana, la Regina Margherita. Stotti no era un dios griego, mente; debilitado por el enfisema pulmonar y medio sordo por los tímpanos perforados, se zambulló durante más de tres minutos, profundizando al sujetar una roca gigante y atando una cuerda alrededor de su cintura para poder retirarlo a la superficie. Una forma muy primitiva de apnea sin límites, logró recuperar el ancla y fue recompensado con la suma de entonces £ 5 y el permiso de por vida para pescar con dinamita …


A pesar de la historia de Stotti Georghios en los titulares, el apnea no era un medio de recreación en esos días, principalmente debido a los problemas del frío, la visión restringida y la compensación de problemas. Las cosas pronto cambiaron. En 1927, Jacques O’Marchal inventó la primera máscara diseñada para cerrar la nariz y en 1938, Maxime Forjot la mejoró, utilizando una bolsa de goma compresible para cubrir la nariz que permitía a los buceadores cerrar sus fosas nasales, lo que facilita la igualación de la presión. orejas.


Otro francés, Louis de Corlieu, patentó las aletas en 1933 como “hélices de natación”. Su diseño fue posteriormente modificado y producido en masa por un estadounidense, Owen Churchill. Al ver el potencial de su uso en tiempos de guerra, Gran Bretaña y los Estados Unidos compraron grandes cantidades durante la Segunda Guerra Mundial. En 1951, un estudiante de física y buceador llamado Hugh Bradner desarrolló los primeros trajes de neopreno, y nuevamente la Armada de los Estados Unidos los incorporó, esta vez para uso de los marines en la Guerra de Corea.


Los pioneros modernos del apnea

1949 fue el nacimiento del apnea moderno, tal como lo conocemos, cuando Raimondo Bucher, un capitán de la fuerza aérea italiana de origen húngaro, se lanzó hacia el fondo del mar usando una máscara, esnórquel, aletas y utilizando un arpón de madera buceó 30 m frente a las costas de Nápoles en apnea, en una apuesta. Los científicos predijeron confiadamente que moriría por la presión aplastante a esa profundidad, pero regresó a la superficie ileso.


Después de alcanzar esa profundidad le entregó a otro buzo un tubo metálico conteniendo una nota para probar que había alcanzado tal profundidad. Este buzo era Raimondo Bucher, y su marca en 1949 marcó el comienzo de la edad dorada de los récords mundiales.


A lo largo de las siguientes dos décadas, el apnea explotó en popularidad, ofreciendo una mezcla de competencia, ciencia y destello, con la trinidad de Bob Croft, Jacques Mayol y Enzo Mallorca en el centro del escenario.


En 1951, dos nuevos campeones aparecieron en escena, Enio Falco y Alberto Novelli. Ellos robaron el récord de Bucher descendiendo a 35 m. Aquellos dos, establecieron más tarde un récord de 138 m en buceo con aire. En 1952 Bucher se desquitó estableciendo el récord a 39 m y por primera vez fue filmado por una primitiva cámara submarina de 16 mm. Es interesante señalar que como parte del equipamiento de Bucher, él estaba utilizando el prototipo de un esnorquel moderno. A final de los 50, Falco y Novelli habían vuelto a quebrar el récord, esta vez descendiendo a 41m.


Bob Croft, un instructor de buceo de la Marina de los EE. UU., Pasaba 25 horas a la semana en un tanque de 30 m de profundidad enseñando a los submarinistas a escapar de los submarinos afectados. Allí comenzó a entrenar con la respiración y pronto pudo contener la respiración durante más de seis minutos. Estas increíbles habilidades le consiguieron un trabajo como conejillo de indias para los científicos de la Marina que buscan descubrir si los fenómenos conocidos como “cambio de sangre”, que se habían presenciado en los mamíferos buceadores, podían suceder en los seres humanos. Croft también desarrolló la técnica de empaquetamiento de los pulmones, forzando el aire extra en sus pulmones antes de una inmersión o la respiración.


Alentado por sus colegas, Croft estableció tres registros de profundidad durante un período de 18 meses y en 1967 se convirtió en la primera persona en bucear a más de 64 metros (la profundidad que los científicos creían que era el límite de profundidad fisiológica para el apnea). Llegaría a alcanzar una profundidad de 73 m en 1968 antes de retirarse del apnea competitiva.


Enzo Mallorca, un italiano, logró su primer récord mundial en 1960 con una inmersión de 45 m, y en 1962 se convirtió en la primera persona en romper la marca de 50 m. Continuó batiendo récords hasta 1974 cuando, durante un intento de alcanzar los 90 metros, chocó con un instructor de buceo. Al resurgir, Mallorca desahogó sus frustraciones con un torrente de malas palabras, todas captadas por las cámaras de televisión en vivo que estaban presentes para registrar su momento de gloria. Posteriormente fue expulsado por 10 años. Su regreso oficial al deporte en 1988 estuvo marcado por una inmersión a 101 m, la última antes de retirarse. Sus dos hijas, Patrizia y Rossana, continuaron haciendo que el nombre de Mallorca se enorgulleciera, acumulando varios récords mundiales de apnea entre ellos.

The Big Blue, la película de Luc Besson, ficcionalizó la relación competitiva entre Enzo Mallorca y Jacques Mayol. Jacques, un francés, fue la primera persona en romper la barrera de los 100 m y también sirvió como un sujeto de prueba para la ciencia, lo que demuestra que su ritmo cardíaco disminuyó de 60 latidos por minuto a 27 durante esa inmersión. La ciencia siempre había estado a punto de ponerse al día cuando se trata de explicar las increíbles hazañas de los freedivers, y el organismo rector en ese momento, CMAS, se alarmó cada vez más por las profundidades a las que Mayol y Mallorca descendían, tanto que Decidió dejar de ratificar registros a principios de los años setenta en un intento por disuadir nuevos intentos. Sin embargo, esto no detuvo los intentos de récord, y en 1988 la italiana Angela Bandini sorprendió al mundo con una inmersión de 107 metros.


A lo largo de 27 años de records de apnea, los hombres sobrepasaron lo que los doctores pensaban era el límite para las inmersiones. Ellos pensaban que no se podía ir más allá de 50 m, sin embargo solo las marcas se superaron en 70 m, desde el primero a 30m hasta los 100 m de Mayol.


Enzo volvió en 1988 y logró quebrar la barrera de los 100 m, un año después intentó alcanzar los 105 m pero solo logró los 101 m. Después de fallar dicho intento, se retiró del deporte.


En 1989 en la isla de Elba, Angela Bandini se preparaba para ser la primera mujer en quebrar el récord de buceo profundo de un hombre, el de Jacques Mayol, Bandini logró un buceo de 107 m.


El apnea como deporte


El mundo del apnea competitiva elevó a muchos más buceadores a la fama en los años noventa y continúa haciéndolo en la actualidad. No tenemos el espacio para nombrarlos y sus increíbles logros aquí, a excepción de cinco Tanya Streeter, Umberto Pelizarri, Natalia Molchanova, William Trubridge y Herbert Nitsch.


Tanya Streeter comenzó a batir récords casi inmediatamente cuando comenzó el apnea a mediados de los veinte años y en 1998 alcanzó los 113 m con una inmersión sin límites. Una intrépida competidora, llevó dos veces registros que eran más profundos que el equivalente masculino: una inmersión sin límites a 160 m en 2003 que nunca se ha roto, y una inmersión de peso variable récord a 122 m que se llevó a cabo durante siete años.


El italiano Umberto Pelizzari también logró que el mundo del apnea se encendiera en los años 90, logrando récords en apnea con peso constante, peso variable y sin límites. Fundó la agencia de apnea Apnea Academy, escribió un manual de apnea y hoy en día enseña y trabaja como presentador de televisión y profesor universitario.


Francisco "Pipín" Ferreras, nacido en Matanzas, Cuba, es un campeón mundial de apnea y es reconocido como la “Leyenda Viva de los Abismos Submarinos” por haber establecido 21 récords mundiales en sus más de 30 años de carrera. Obtuvo su primer récord de apnea el 16 de noviembre de 1989, después de alcanzar 112 metros. Además, ese objetivo lo convirtió en el sucesor de Enzo Maiorca y Jacques Mayol, que rivalizó durante los años sesenta y setenta. Diving Almanac enlistó sus logros de la siguiente manera:

  • Comenzó el buceo libre a los 5 años

  • Competidor freediver

  • CEO y fundador en Persistent Multiple

  • Múltiples records mundiales, incluyendo una inmersión a 170m (558 pies) en 2003

  • CEO y fundador en Camm Productions

  • Productor en 2001 de Ocean Men: Extreme Dive

  • Fundador de la Asociación Internacional de Freedivers (IAFD) en 1996

  • Dividió varios récords de buceo libre con su fallecida esposa, Audrey Mestre.

  • Autor de The Dive, un éxito de ventas internacional

  • Conocido como el “rey de la profundidad


La difunta Natalia Molchanova tiene, hasta la fecha, 40 récords mundiales y todavía estaba batiendo récords en sus cincuenta años. Ella ha mantenido el récord mundial de todas las mujeres, a excepción de una única variante de No-Limits que nunca intentó. Molchanova fue la primera mujer en superar la marca de 100 m en la disciplina de Peso Constante, alcanzando 101 m en 2009. En ese año estableció cinco nuevos récords mundiales y se llevó las cinco medallas de oro en los dos campeonatos mundiales individuales de AIDA.



William Trubridge, doble poseedor del récord mundial, tiene la distinción de ser la primera persona en sumergirse a 100 m en la disciplina de Peso constante sin aletas. (Hasta 2003, ni siquiera se consideraba posible alcanzar esa profundidad sin la ayuda de las aletas).




Herbert Nitsch es un buceador austríaco que ha tenido 32 récords mundiales en todas las disciplinas de apnea. Es el actual poseedor del récord mundial de No Limits después de descender a 214 m, una profundidad que probablemente no se verá superada por muchos años debido a la extrema dificultad y los riesgos que implica.



Como puede ver, el nivel de apnea competitiva aumenta cada año, junto con la cantidad de buceadores recreativos atraídos por un deporte tan maravilloso. Hoy en día hay muchas agencias que imparten cursos de apnea y enseñanza de alta calidad,


Tomado de perfectsunsetschool.com

Especialidades


Descenso en peso constante - Constant Weight (CWT):


El atleta alcanza la máxima profundidad con la fuerza de sus piernas para luego emerger de la misma forma, sin poder tocar el cabo de guía y sube con el mismo lastre. Es la especialidad más pura esforzada y significativa para el apneista. Marca mundial: más de 100 m.

Descenso en peso variable reglamentado - Variable Weight (VWT):

El deportista puede utilizar para el descenso un lastre hasta un máximo de 30 kg. mientras debe usar sus propios recursos para la emergencia, es decir, brazos y piernas, sin ningún artefacto. Marca mundial: 150 m.

Descenso en peso variable absoluto - No Limit (NLT):

El apneísta alcanza la máxima profundidad con un lastre de peso ilimitado y vuelve a la superficie con la ayuda de un globo. La verdadera dificultad de esta especialidad se encuentra en la compensación por el aumento de presión hidráulica. Marca mundial superior a los 200 m.

Descenso en inmersión libre - Free Immersion (FIM):

Consiste en realizar una inmersión en apnea sin aletas, pudiendo ayudarse del cabo guía tanto en el descenso como en el ascenso. Marca mundial: 125 m.


Apnea estática (STA):

El deportista debe permanecer bajo el agua el mayor tiempo posible. Puede asumir cualquier posición siempre que las vías respiratorias queden en inmersión. Marca mundial: superior a 11 min.

Apnea dinámica Dynamic With Fins . Dynamic Without Fins (DYN-DNF):

Consiste en recorrer la máxima distancia posible aleteando en inmersión en una piscina. Marca mundial: con aletas 300 m. sin aletas: mayor a 240 m.


CMAS (Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas)

https://www.cmas.org/


El 28 de septiembre de 1958, delegados de las siguientes Federaciones: República Federal de Alemania, Bélgica, Brasil, Francia, Grecia, Italia, Mónaco, Portugal, Suiza, Estados Unidos de América y Yugoslavia se reunieron en Bruselas con motivo del congreso. de la Confederación Internacional independiente que reúne todas las disciplinas subacuáticas.


Con este objetivo, se celebró una reunión en Mónaco los días 9, 10 y 11 de enero de 1959 y se tomó la decisión de constituir la "Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas" en breve "C.M.A.S.".


Esta Confederación sucedió, específicamente en lo que respecta a todas las funciones y responsabilidades, al "Comité des Sports Sous-Marins" (Comité de Deportes Subacuáticos) de la Confederación Internacional de Pesca Deportiva fundada el 22 de febrero de 1952.


FEDECAS (Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas)

https://www.fedecas.org/


En diciembre de 1977, los clubes de buceo, Delfines de San Andrés, Escuba de Medellín y Barracudas de Cali decidieron fundar la Federación Colombiana de Buceo, debido a la necesidad de agremiar a los instructores y buzos de todo el país, quienes no contaban con una legislación para trabajar.


En 1980, la Federación se vinculó a la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (C.M.A.S), adquiriendo así el nombre de Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas .


Es el máximo ente rector de las Actividades subacuáticas en Colombia fundada en 1977. Se encuentra asociada a Coldeportes, al Comité Olímpico Colombiano, así como a la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas. Dentro de su estructura administrativa existe un órgano de dirección que rige a un total de 11 ligas a nivel nacional (Antioquia, Bogotá, Cauca, Cundinamarca, Huila, Meta, Risaralda, San Andrés, Santander, Tolima y Valle del Cauca).1​ Cada una de estas ligas está encargada de la formación de deportistas dentro de distintas disciplinas subacuáticas, así como en la capacitación y certificación de instructores. Dentro del calendario de la FEDECAS se encuentran campeonatos departamentales, nacionales y torneos interclubes (para deportes colectivos).


AIDA (Association Internationale pour le Développment de l'Apnée)

https://www.aidainternational.org/


A finales de 1993 nace en Francia, por iniciativa de un grupo de submarinistas, técnicos, médicos y apneístas, la AIDA (Association Internationale pour le Développment de l'Apnée).. Entre sus objetivos, el reglamentar y uniformar las tentativas de récord mundial en apnea. Constituye hoy en día la mayor referencia internacional de la disciplina.


Récords panamericanos CMAS

https://www.cmasamerica.org/records-panamericanos-cmas-de-apnea/


Rankings AIDA

https://www.aidainternational.org/Ranking/#rankings


World records history AIDA

https://www.aidainternational.org/WorldRecords/History


World records AIDA

https://www.aidainternational.org/




EQUIPO BÁSICO


La máscara


Breve historia

En la década de 1940, después de la Segunda Guerra Mundial, existía en el mercado una máscara de goma, la «Monogogale», de fabricación francesa, que tenía el defecto básico de las gafas de natación: dejaba fuera la nariz, por lo que sólo podía emplearse a pocos metros de profundidad, antes de que la presión aspirase los ojos fuera las órbitas de quien las llevaba. Incluso las primeras gafas que cubrían la nariz eran muy grandes y no permití descender mucho porque se desperdiciaba demasiado aire para compensarlas. Hasta que, en 1951, el profesor Liugi Ferraro, condecorado con la medalla de oro al valor por haber hundido solo, en 1943, en calidad de hombre Gamma, es decir, de incursor subacuático, cuatro naves mercantes al servicio del enemigo, y después empleado como asesor técnico en la empresa Cressi de Génova, patenta, junto a las aletas «Rondine», las primeras con calzante, las gafas «Pinocchio»: una «Monogoggle» que albergaba la nariz confortablemente. La «Pinocchio», que todavía se fabrica hoy en día, es el modelo de inspiración de todas las máscaras de buceo modernas de reducido volumen inter Actualmente, los estudios realizados por las empresas del sector han permitido fabricar máscaras específicas para la apnea: pequeñas, con buena visibilidad, dotadas de dos cristales colocados en el mismo plano y con un facial blando y confortable.


La máscara de buceo consiste de los siguientes componentes: el marco, la lente o lentes, la correa (con hebillas) y la pieza facial (parte blanda de la máscara).




El marco de las gafas de buceo

El marco de las gafas de buceo sostiene todos los componentes en su lugar. El marco rodea el vidrio en la pieza facial. Anteriormente se hacían la mayoría de los marcos en metal. Estas máscaras eran pesadas y estaban sujetas a la corrosión. Hoy en día la mayoría están hechas de material sintético ligero o plástico. Además hay máscaras sin marco. En ella la pieza facial está unida directamente a las lentes.


La lente

La mayoría de las gafas de buceo tienen lentes de material sintético/plástico o cristal inastillable (cristal templado). La ventaja de plexiglas es que es más ligero de vidrio. Sin embargo una desventaja es que se puede rayar mucho más. Por otro lado el cristal inastillable es más firme. Hoy en día este cristal inastillable es muy claro. Una característica de las lentes es el campo de visión (cuanto más se puede ver, mejor). Hay máscaras que tienen dos lentes individuales y máscaras con solo una lente de una pieza. También hay máscaras de buceo con lentes laterales. Esto depende de su preferencia personal.


La pieza facial

La pieza facial (skirt en Inglés) se puede hacer de distintos materiales tales como caucho, PVC y silicio (cristalino). Goma no se usa mucho más porque se deseca rápido, se agrieta y deja entrar poca luz. El PVC no se recomienda porque se filtra sobre todo en aguas más frías. El mejor material para la pieza facial es silicona. Aunque las piezas faciales de silicona se pueden decolorar (por lo general se pone un poco amarillo), mantienen la elasticidad y de este modo mantienen la comodidad. Una parte importante de una buena máscara es el puente de la nariz. Esto es por lo general parte de la pieza facial y contiene el mismo material.


La correa y hebillas

La correa sostiene la máscara en su lugar. Las hebillas aseguran que se puede ajustar y fijar la correa (más apretado o más flojo). Por lo general se usa el mismo material para la correa que para la pieza facial. Hay también correas hechas de neopreno. Se utiliza este tipo de material para evitar que el pelo se enrede con la correa. Las hebillas están hechas generalmente de material sintético o metal o una combinación ambos. Es recomendable elegir una correa que se divida en dos detrás de la cabeza (esto evita que la máscara se deslice fácilmente).


La válvula de purga

Algunas gafas de buceo más caras tienen una llamada válvula de purga (Purge Valve), usualmente en el puente de la nariz. La función de esta válvula es para fácilmente quitar el agua ingresada fuera de la máscara. Una válvula de purga no es necesaria porque existen otras técnicas para vaciar la máscara de buceo.


En el mercado se encuentran dos tipos de gafas: de gran volumen y de volumen reducido. Las primeras se utilizan para el submarinismo con botellas; las segundas son ideales para la práctica de la apnea.


En este deporte, unas buenas gafas deben, sobre todo, tener el volumen interno reducido; de hecho, bajando, el buceador está obligado a sustraer aire de su reserva pulmonar para compensar la cámara de aire de las gafas que, a causa de la creciente presión hidrostática, se aplastan contra la cara provocando un efecto ventosa. Las consecuencias de este efecto ventosa son muy dolorosas y podrían incluso llegar a la rotura de algún capilar de los ojos. Mientras se baja, basta soplar ligeramente por la nariz para alejar cualquier peligro; en caso de que esto no sea posible, se debe suspender el descenso y emerger. Se deduce que cuanto menor sea el volumen de las gafas, menor será la cantidad de aire necesaria para compensarlas en el descenso, sobre todo, si se baja a cotas medias o altas. Se ha probado que en una inmersión profunda es necesario cerca de un litro de aire para compensar una máscara de volumen reducido.

Quien opera en cinco o seis metros, quizá entre las olas, debería utilizar gafas con una visibilidad superior, porque la visibilidad es uno de los elementos a tomar en consideración. La máscara con lentes bifocales responde muy bien a la relación requerida entre volumen interno y visibilidad. Hasta hace muy poco, el facial o. faldón, en contacto con la cara, se hacía de goma más o menos blanda. Hoy, casi todos los modelos en el mercado han adoptado la silicona, mucho más suave y resistente que la goma. El apoyo sobre la cara también se ha mejorado; debe ser lo más anatómico posible y permitir al buceador pinzar con facilidad la nariz para compensar holgadamente. Algunas tienen, incluso, dos fosas "que facilitan la introducción de los dedos. Otro punto a tener en cuenta es la frente. Si el bastidor del cristal, aplastado por la presión del agua, empujase en exceso sobre el hueso, provocaría un dolo! capaz de arruinar la inmersión. Todos los modelos en el mercado permiten regula! de forma rápida la correa de sujeción, incluso en el agua. Basta con pulsar el bloqueo de plástico para liberarla y regularla a voluntad; soltando, el bloqueo volverá a su lugar fijando de nuevo la correa. Además, tener problemas de vista ya no es una limitación para la práctica de deportes subacuáticos. Existen máscaras que permiten alojar lentes correctivas, que pueden sustituir a los cristales sin aumento.


Para elegir unas gafas adecuadas debemos probar fuera del agua si la máscara se adapta a nuestro rostro; para ello, se debe alzar la cabeza, apoyar las gafas sobre la cara y aspirar por la nariz para fijarlas. Si hace ventosa y permanece pegada al rostro, podemos estar seguros de que en el agua no se producirán infiltraciones. Cuando están nuevas, y en particular, si el faldón es de silicona, conviene lavarlas por dentro y por fuera con jabón, detergente o pasta dentífrica, que elimina los restos de grasa de la silicona y evita posteriores empañamientos. No hay que olvidar nunca antes de entrar en el agua ensalivar los cristales por dentro cuando la máscara está todavía seca; esto evitará que se empañe durante la inmersión. Al finalizar la práctica, no deben dejarse las gafas expuestas a los rayos solares; hay que enjuagarlas después de cada uso.


Tubo de Snorkel – Esnórquel


Con un tubo de snorkel (esnórquel) se puede respirar mientras esté en el agua con su cara mirando hacia abajo. Un tubo de snorkel consiste al menos de los siguientes componentes: una boquilla, un tubo de respiración, la juntura (flexible) entre la boquilla y el tubo de respiración y un clip de sujeción para sujetar el snorkel a la correa de las gafas de buceo. En realidad se sujeta el snorkel al lado izquierdo de las gafas de buceo.


Muchos snorkels modernos tienen una válvula de purga o protección contra salpicaduras (splash cap). Ambos son agradables pero no son necesarios. Elegir el snorkel correcto parece más fácil de lo que es. Hay varios tipos y tamaños para elegir. Lo que uno encuentra agradable no tiene valor para el otro.


El tamaño de tubo de snorkel.

La longitud de un tubo de snorkel varía entre 35 a 45 centímetros. El diámetro interior es entre 1,9 y 2,5 centímetros. Para niños hay tubos de snorkel más pequeños en longitud y diámetro. El tubo de snorkel no puede ser muy largo por el volumen pulmonar, la presión del agua y el aire exhalado en el tubo de snorkel. Para los niños siempre compre un snorkel adecuado para evitar el riesgo que inhalen el aire exhalado libre de oxígeno de nuevo.


Elige material de silicona

Hoy en día la mayoría de los snorkels están hechos en silicona. A veces se puede encontrar uno de caucho. Estos son en general más baratos pero mejor ignorar los snorkels de cauchos porque se rompe más fácil. Es mejor gastar un poco más de dinero en un snorkel de silicona. Además tienen a veces la posibilidad de reemplazar la boquilla.


La juntura flexible o fija

Antes el tubo de snorkel consistía en un conjunto, hoy en día se puede comprar un tubo de snorkel con una juntura flexible. La parte flexible permite que se pueda mover fácilmente el snorkel hacia la boca y no estorba tanto haciendo buceo. Realmente es una decisión personal si quiere tener un tubo de snorkel con juntura flexible o fija.


La forma de la snorkel

Los tubos de snorkel más baratos suelen tener la forma de J. Una forma más ergonómica es más cómodo porque el snorkel balancea menos mientras hace snorkel.


Válvula de purga

Una válvula de purga asegura que el agua que entra en el tubo respirador pueda ser removida fácilmente. Esto se hace por medio de exhalar varias veces brevemente y con fuerza. El agua se descargará a través de la válvula de purga (y el lado superior). Es muy útil porque siempre entra un poco de agua, incluso si puede hacer snorkel muy bien.


Splashguard o protección contra salpicaduras

Es recomendable tener un snorkel con splashguard para limitar el agua entrante. Esta protección está en la parte superior del tubo y cubre la abertura superior. La protección evita que entren salpicaduras o agua de las olas. Si usted va bajo el agua con el snorkel, el tubo se va a llenar.


Un snorkel con cierre automático

Hay también snorkels (secos) con un mecanismo en la parte superior para asegurar que el agua no pueda entrar en el tubo de snorkel. Anteriormentes estos eran absurdos y además peligrosos porque el mecamismo, por lo general una pelotita, podría mantenerse atascado. Hoy en día hay mejores snorkels y algunos prefieren este tipo de tubo. Con esto se puede bucear bajo el agua sin que se llena el tubo de snorkel. Una vez encima del agua se puede continuar respirando sin primero tener que vaciar el snorkel.


Las aletas


Aletas de buceo, también conocidas como flippers, son utilizadas para avanzar por el agua de forma rápida y flexible. Una aleta se compone de un pedestal abierto o cerrado y una pala. La pala es firme en la longitud y flexible en la anchura. A los lados de la pala hay bordes verticales que no solo aseguran extra fuerza sino que el agua no se desliza por el lado de la aleta y por lo tanto hay mejor propulsión. Los mejores modelos tienen en la longitud de las palas también tiras de goma o canales (channels) que hacen las aletas aún más flexibles. Una buena aleta facilita la propulsión, sin tener sensación de rigidez, sino puede causar rápidamente calambres.


Las aletas de buceo vienen en muchas formas y tamaños. Los fabricantes hablan a veces sobre aletas de snorkel pero en realidad no hay diferencias entre aletas de snorkel o de buceo recreativo. En principio todas las aletas son adecuadas para hacer snorkel. Por el contrario, algunas aletas no son adecuadas para el buceo. Estas aletas son a menudo demasiado ligeras o cortas (o son simplemente aletas baratas y malas). Las preferencias personales y circunstancias determinan cual aleta es la mejor.


La aleta de buceo tiene una longitud promedio de entre 55 y 75 cm. Hay también aletas más cortas pero son más para llevarlas en vacaciones (no ocupan tanto espacio en la maleta). El talle de la parte calzante determina el tamaño de la aleta. No hay ninguna diferencia entre la aleta izquierda o derecha, se puede poner cualquiera en ambos pies.


El material más común es goma. Las aletas más caras pueden estar hechas de fibra de vidrio, fibra de carbono o una combinación de ambos. La ventaja de estos materiales es que son más ligeros mientras siguen conservando su rigidez. Para el interior de la parte calzante se utiliza a menudo un material más blando.


Aletas Regulables

Las aletas regulables no tienen la parte calzante cerrada sino que están abiertas en la parte trasera y tienen una correa ajustable. Por así decirlo, se calza la aleta y la correa mantiene el pie en su lugar. Hay modelos con la parte calzante corta o larga. En general se muestran los talles desde XS (extra small) hasta XL (extra large). Está bien si su pie sobresale un poco mientras que la aleta se sienta cómoda.


Las aletas regulables son las más utilizadas por los buceadores. Son adecuadas para el uso con botines de buceo o escarpines y por lo tanto se utilizan para el buceo (y snorkel) en agua fría. Hoy en día hay también aletas con talón abierto que son cómodas con descalzo que se pueden usar en agua más caliente. Antes de comprar aletas de buceo piense en donde las quiere usar. Si las quiere usar con escarpines o botines, llévalos para probar.


Correas para aletas de buceo


Un componente importante de las aletas regulables son las correas. Usted quiere aletas que mantengan su lugar pero también que se suelten rápidamente. La variante más simple consiste de una banda elástica de goma que se pone detrás del tobillo. Algunas correas son ajustables con una hebilla. Hay varios sistemas en el mercado con que puede soltarlas con un clic. Además están los llamados spring straps en que se mantiene la aleta en su lugar por medio de un muelle. Consejo: Pregunta si se pueden solicitar las correas por separado ya que a veces se suelen a romper.


Aletas Calzantes



La aleta calzante es en general más ligero y flexible que la aleta con talón abierto. Los pies son completamente encerrados en un pedestal. Las aletas calzantes se usan descalzas o con calcetines especiales (de neopreno). En términos de tamaño se puede mantener su número de calzado (es recomendable probar las aletas calzantes también).


La manera más fácil de poner aletas calzantes es primero poner el borde trasero hacia abajo (al revés) y luego ponerse el pie en la aleta. A continuación ponga el borde de nuevo hacia arriba. Las aletas no deben apretar porque esto puede causar calambres durante el buceo o snorkel. La aleta debe estar cómoda cuando esté parado y cuando levante el talón. Eventualmente puede hacer eso mientras está con el otro pie en la pala.


Alternativas: Las aletas divididas y splitfins


Frecuentemente hay nuevas innovaciones de aletas de buceo. Por ejemplo están las aletas «split fins», donde la pala consiste de dos partes. Esto permite que el agua baje con facilidad y el golpe de aleta cueste menos energía. Hay también aletas con palas dividas que tienen una bisagra integrada en la pala. Generalmente este tipo de innovaciones agregan poco pero algunas personas confían en eso. Son preferencias personales entonces.



Aletas para APNEA


Las aletas son el motor de los submarinistas y quizás sean el elemento que ha experimentado la evolución más radical. Hasta hace poco existían sólo aletas de goma da tamaño medio, que se utilizaban tanto para la apnea como para la inmersión con botellas. Después, para uso específico de los apneístas, comenzaron a producirse ale. tas más largas, con el calzante de goma y la pala en tecnopolímero de hasta un Metro de longitud, sujeta con dos guías y uno o más tornillos. Recientemente, las palas en fibra de carbono aseguran prestaciones de altísimo nivel. La fibra de carbono, aun. que no está todavía demasiado difundida en el sector subacuático a causa de los altos costes, se perfila como un factor discriminante, sobre todo en el buceo profundo, por su gran ligereza y su reducido espesor. Su principal característica es la rapidez de retorno y la consecuente reducción de los tiempos muertos. La recogida se distingue por la buena relación peso/rigidez y la elasticidad del material que, en particular en la fase de inversión, permite a la pala ser muy reactiva. Así, cuando el apneísta invier. te la fase del aleteo, la pala reacciona de forma inmediata en ventaja del empuje, por. que la fibra de carbono sometida a esfuerzo se dobla de manera uniforme por toda su superficie.





El calzante debe reunir dos requisitos fundamentales: sujetar el pie perfecta" mente sin constreñirlo y transmitir a la pala el movimiento de los músculos de las piernas. Por ello, las aletas de buena calidad combinan gomas de diferente dureza. La más blanda se utiliza en la parte que aloja el talón y está en contacto con el tobíllo y el empeine; la más dura se emplea para la planta, los laterales y la parte que ciñe los dedos, aunque los deje libres de moverse como en una sandalia. De esta manera. el calzante será cómodo de poner Y agarrará el pie eficazmente, transmitiendo la acción muscular sin dispersión de energía. Las aletas con el calzante abierto en la punta, que dejan libres los dedos del pie, son la otra patente, junto a la máscara «Pinocchio», del profesor Luigi Ferraro: la «Rondine», fruto de la experiencia bélica e inspirada en las aletas secretas y primitivas que masacraban los dedos del incursor submarino, embutidos en una especie de bolsillo de goma dura.



La pala es el motor que permite propulsar al deportista en profundidad y emerger con un consumo de energía relativo. La mayoría de las palas del mercado actual son de tecnopolímero, un material elástico dotado de una discreta capacidad de retorno a la posición original. El diseño presenta por lo general canales longitudinales y paralelos, que sirven para conducir el agua y para eliminar los bandazos laterales propios del material en la ejecución del movimiento. Hoy, en los negocios especializados se pueden elegir palas de diferente rigidez, para satisfacer todos los gustos. Encontraremos desde modelos más blandos, adecuados a quien es ligero con musculatura grácil, hasta modelos muy rígidos, indicados para aquéllos con piernas robustas y corpulentos y con menor hidrodinámica. La aleta con la pala nervada tiene una propulsión más eficaz, pero requiere más fuerza al utilizarla; es necesario, por tanto, evaluar las propias características físicas y técnicas para elegir con acierto. No podemos establecer a priori cuál es la aleta ideal; depende del grado de preparación y de la corpulencia de cada uno. -


Las aletas no requieren grandes cuidados, basta enjuagarlas en agua dulce después de cada inmersión y evitar la exposición prolongada al sol, para impedir que la goma del calzante se pueda vulcanizar, haciéndose porosa y, por ello, menos resistente. Al final de la temporada, se deben desmontar los tornillos de las palas y limpiarlos con una gota de antioxidante.








Evaluación MODULO 1




312 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo